Falsos amigos en italiano y español: el diablo está en los detalles



El hecho de que el idioma italiano y el español se parezcan tanto nos suele proporcionar una gran seguridad tanto a los italianos como a los españoles. En cada frase reconocemos de inmediato palabras y expresiones que nos hacen sentir cómodos incluso cuando dudamos de lo que hemos entendido.

Casa, libro, padre, madre, restaurante (ristorante), baño (bagno), amigo (amico), cocina (cucina), gato (gatto)… son sólo algunos de los muchísimos vocablos que en los dos idiomas o son idénticos o mucho se parecen. De tal manera que los italianos creen que basta con añadir una s al final de las palabras para convertirse en pequeños Cervantes. Los españoles, en cambio, piensan que la lengua de Dante consiste, básicamente, en hacerlo terminar todo en -ini y -oni. Pero ¿qué pasa cuándo aparecen los falsos amigos? Aquí la cosa ya se complica.

¿Qué son los falsos amigos? Aquellas palabras o expresiones que en dos idiomas diferentes tienen forma idéntica o muy parecida, pero con un significado distinto. Como por ejemplo “primo”, que en español significa “el hijo del tío” y en italiano “primero”; “cara”, que en español es el rostro y en italiano significa “querida”; “carta”, que en español es la que escribíamos antaño para informar a alguien de lo que ocurría mientras que en italiano significa “papel”, o “largo”, que en italiano quiere decir “ancho”… y un largo etcétera.

Hablar correctamente italiano y español: la maldición de los porcentajes pequeños

Italianos y españoles: dos pueblos primos hermanos que hablan dos lenguas romances muy parecidas con una raíz común en el latín y más de un 80% de similitud léxica. Dos idiomas que comparten un alto porcentaje de sus vocabularios y tienen una estructura gramatical, una fonética y unas conjugaciones muy similares. Todo esto hace que haya una gran inteligibilidad entre ellas. Y sin embargo ¡cuántas veces hemos metido la pata! ¿Verdad?

No sabemos quién fue el primero en decir que el diablo se esconde en los detalles, pero sí que es cierto que razón no le faltaba. Seguro que a ti también te habrá pasado alguna que otra vez. Cuando dijiste “esto está chupado”, y al ponerte manos a la obra te diste cuenta de lo muy equivocado que estabas. Al planear esa tarea, aquello te parecía lo más sencillo del mundo pero, llegada la hora de la verdad, descubriste que habías infravalorado algunos detalles fundamentales.

Aquella vez que empezaste a hablar con seguridad en itañolo y viste como tu interlocutor te miraba ojiplático. O aquella otra vez que colgaste en tu web contenidos traducidos por ti mismo a través de Google Translate y, al ser revisados por un profesional del marketing digital, te diste cuenta que todavía muchos flecos quedaban por resolver y mucho más tiempo de la cuenta tenías que dedicar a ello.

Todos nos hemos equivocado al menos una vez al creer que ese pequeño porcentaje de diferencias entre el italiano y el español no tenía importancia. Y, en cambio, justo ahí, en ese maldito, infravalorado equis por ciento, se escondía la raíz de tus problemas. El caso es que precisamente de esos pequeños porcentajes, que solemos llamar con desprecio “detalles”, depende muchas veces el éxito o el fracaso de nuestros proyectos. ¡Cuánta frustración, tiempo y dinero podríamos habernos ahorrado si hubiéramos valorado correctamente la envergadura de los detalles!

Falsos amigos entre italiano y español: algunos ejemplos

Pero volvamos a los falsos amigos. En cuanto empezamos a tomar conciencia de ellos, y a detectarlos en nuestro día a día, el terror se apodera de nosotros. Y nuestra confianza se hace quebradiza. ¿A que sí?

Como ya hemos dicho, entre el italiano y el español hay muchos falsos amigos. De entre ellos existen unos cuantos que, además de hacerte reír por graciosos, te pueden pasar factura cuando menos te lo esperas. Veamos algunos casos que tienen que ver por ejemplo con el sector de la alimentación:

Burro: en italiano significa “mantequilla” (el animal de cuatro patas y orejas largas se dice “asino” o “somaro”). Este es quizás el falso amigo más conocido.

Caldo: en italiano significa “caliente” (caldo se dice “brodo”).

Gamba: en italiano significa “pierna” (la gamba se dice “gambero”).

Nata: en italiano significa “nacida” (la nata se dice “panna”).

Quesito: en italiano significa “cuestión” o “pregunta” (mientras que un pequeño queso se dice “formaggino” o “formaggetto”).

Seta: en italiano significa “seda” (la seta se dice “fungo”).

Hay otras palabras del sector alimentario que, aunque no sean precisamente idénticas, sí que se parecen mucho pero tienen significados distintos. Es el caso, por ejemplo, de la palabra española pisto y la italiana pesto (el pisto manchego vs. la salsa de albahaca a la genovesa) u otras como truffa (con dos efes, que en italiano significa “estafa”, mientras que trufa se dice “tartufo”); aceto (palabra italiana que significa “vinagre”, el aceite se dice “olio”); arrosto (aunque se parezca mucho a la palabra española “arroz” en italiano significa “asado”, arroz se dice “riso”).

También la palabra porro tiene lo suyo. En español significa un cigarrillo confeccionado a mano que contiene droga pero en italiano quiere decir, mucho más inocentemente, “puerro”.

El mundo animal es otro sector que ofrece bastantes casos divertidos de cacao semántico. Ya hemos mencionado la confusión que se puede dar entre el burro español y el burro italiano que se pone en la nevera y se puede untar sobre pan. A este propósito cabe mencionar que el verbo rebuznar en italiano se dice “ragliare”, que no tiene nada que ver con “rallar” (que en italiano se dice “grattugiare” o “grattare”).

Lobo: en italiano significa “lóbulo” (el lobo se dice “lupo”).

Lupa: en italiano es la hembra del lobo (la lupa española se dice “lente d’ingrandimento”).

Oso: en italiano es el indicativo de la primera persona singular del verbo “osare” (io oso, es decir “io me atrevo”). Por su parte la palabra italiana osso (con dos eses) signifca “hueso”.

Rata: en italiano es una cuota o tramo de pago (en italiano la rata se dice “topo”).

Topo: con esta misma palabra se llaman en los dos idiomas dos animales diferentes (en italiano como hemos visto es “ratón”, mientras que el topo español en italiano se dice “talpa”).

Otras dos palabras que suelen generar confusión son caballa y cavalla (en italiano se escribe con uve). Se trata de dos términos muy parecidos, pero que se refieren a dos animales muy distintos. En italiano lo que es la caballa (es decir el pez marino) se llama “sgombro” (¡nada que ver!) mientras que la palabra “cavalla” se refiere a la hembra del caballo (en italiano “cavallo”) es decir a la yegua.

Tampoco montón y montone son lo mismo, ya que “montone” en italiano significa tanto el carnero como su piel curtida que se utiliza como abrigo. El montón español en italiano se dice “mucchio”. Se podrían mencionar muchos más ejemplos, pero el tiempo es el que es y no nos queda mucho tiempo para terminar el artículo…

Italia y España: dos culturas y dos mercados parecidos, pero no iguales

Nadie sabe más sobre el peligro que se esconde detrás de los falsos amigos que quien trabaja en una empresa con alcance internacional y opera a diario en mercados extranjeros,teniendo que lidiar con leyes, culturas e idiomas diferentes. Al cruzar por motivos de negocio las fronteras de tu país, cualquier descuido de las características específicas de un contexto local (es decir, cualquier choque legal, cultural o lingüístico) te puede meter en un verdadero lío. Y aún más si hablamos de dos países que tienen muchas cosas en común, pero que nunca serán iguales, como Italia y España.

Si trabajas en una empresa italiana que opera en España o en una empresa española que opera en Italia, ya sabrás de qué estamos hablando. Ya te habrás dado cuenta de sobra de que el reto más difícil es intentar no meter la pata justo allí donde los dos mercados, las dos culturas y los dos idiomas, más que parecerse, se diferencian.

Por tanto, para llevar correctamente tu negocio italiano en España o tu negocio español en Italia, es vital tener en la debida consideración el porcentaje de diferencias que existen entre la cultura española y la cultura italiana. Solo adaptando correctamente tu oferta, tus mensajes y tus actividades de marketing al mercado local podrás conseguir que éstas se perciban como coherentes y “naturales” a nivel local. Para evitar cometer errores garrafales mejor empezar por dominar a los falsos amigos y, si hace falta, dejarse asesorar por unos agentes expertos del sector.

Por cierto – ya que estamos – seguro que ya sabrás que “negocio” es otro falso amigo. Según la RAE, en español esta palabra significa una ocupación, quehacer o trabajo principalmente con fines lucrativos (lo que en inglés sería “business”). En italiano, en cambio, la palabra “negozio” significa tienda. Por su parte la palabra “tenda” quiere decir cortina, carpa o tienda de campaña. Evidentemente, tanto negocio/negozio como tienda/tenda son falsos amigos que tienen una raíz común pero no son sinónimos en absoluto. Así que, ya sabes, ¡cuidado con los falsos amigos!

Este contenido ha sido compartido por la agencia de marketing Contineo, socio colaborador de nuestra Cámara.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
Patrocinadores

Patrocinadores

  • Generali
  • Grupo Italfarmaco
  • Vivisol
  • Endesa
  • Iveco
  • Mediaset España
  • Negrini
  • Unidad Editorial
  • Abertis
  • Allfunds
  • Brembo
  • Fiat
  • Ferrero
  • Intesa Sanpaolo
  • Iryo
Colaboradores

Colaboradores

  • Madrid Open City
  • BIP GROUP
  • Lefebvre
  • ENA Abogados
  • Cellnex Telecom
  • Vivisol
  • ITA AIRWAYS
  • ESTUDIO ENSEÑAT, FDEZ.-ESCRIBANO Y A ABOGADOS
  • ESPRINET IBÉRICA, SL
  • Rödl & Partner
  • Maserati
  • EL CORTE INGLÉS
  • Reale Seguros
  • Ferrero Ibérica
  • FGA CAPITAL SPAIN EFC, SAU
  • Erg Spain
  • Fox & Patton Advisors Srl
  • Abertis Infraestructuras, SA
  • FINCORP MEDIACIÓN, SL
  • SH. Service Srl
  • ISTITUTO EUROPEO DI DESIGN, SL - IED MADRID
  • Ipiac
  • Pagero
  • MAIO LEGAL, SLP
  • Coopservice Ibérica
  • LHH
  • BFF Banking Group
  • nCore HR
  • Jakala
  • SARAS ENERGIA, S.A.
  • Apoza
  • AZ Concesionaria Industrial SL
  • ENI Iberia
  • Globo Moda
  • Enagás
  • Contineo
  • T&C srl
  • OVS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

L'uso di cookies

Questo sito utilizza cookies per voi di avere la migliore esperienza utente. Se si continua a navigare si sta dando il suo consenso all'accettazione dei cookie e l'accettazione della nostra politica dei cookie di cui sopra, fare clic sul link per maggiori informazioni.

ACEPTAR
Aviso de cookies