Creatividad en las empresas: una asignatura pendiente en España

Creatividad en las empresas: una asignatura pendiente en España

Entrevista a María Escat, Profesora Asociada en el Dpto. de Organización de Empresas de la Universidad Autónoma de Madrid

 

1) ¿Cree que en España se valora justamente la creatividad como elemento necesario para el desarrollo de una actividad empresarial?

Definitivamente no. Creo que en España aún se desconoce el concepto de creatividad y se confunde con el de Innovación, cuando se trata de dos procesos diferentes. Mientras que el primero tiene que ver con la capacidad de crear, el segundo se refiere a la capacidad de introducir novedades en la empresa. La diferencia es notable ya que la creatividad tiene que ver con una capacidad individual, y la innovación con un esfuerzo colectivo en el que necesariamente tiene que estar involucrada la Dirección General.

Por otra parte –y por no ser pesimistas- creo que, bien por necesidad, bien por novedad, se está empezando a valorar la innovación, pero viendo en ella una salida o una oportunidad a la crisis. De alguna manera, parece que en algunas empresas españolas se empieza a pensar en el retorno de la inversión como forma de alcanzar una mejor productividad en el mercado.

 

2) Como ha indicado anteriormente, la crisis parece haber modificado la percepción sobre la necesidad de innovación por parte de las empresas española.

La búsqueda de una mayor ventaja competitiva ha llevado a las empresas a tener que “diseñarse a sí mismas” (en España, en el campo de la Dirección de Persona, hemos pasado de repensar el desarrollo de la carrera profesional hasta la búsqueda de la felicidad del empleado, pasando por la manida y malograda retención del talento) y, lógicamente a buscar soluciones nuevas, entre las que parece encontrarse la innovación y, ¡ojo! No la creatividad, que es quizás un punto por dónde se podía haber empezado. Mientras que la creatividad empieza por uno mismo, la innovación parte de un equipo.

 

La empresa española en su búsqueda de la diferenciación creo que ha empezado a apostar por la innovación como un ROI de la misma.

 

3) ¿De qué manera se puede fomentar la creatividad en el ambiente laboral?

Bien, como he dicho antes, no veo claros símbolos de creatividad en la empresa española, aunque si consideramos la creatividad como producto de la innovación (es decir como el resultado de contribuciones individuales que dan como resultado algo innovador), sí parecen verse indicios de creatividad.

Algunos ejemplos de cómo fomentar la creatividad, ya los estamos encontrando. Así, por ejemplo, algunas empresas españolas están pagando bonus por creatividad, otras lo que hacen es dejar más autonomía a sus empleados, en otros casos las empresas apuestan por presentarse a premios de innovación. En definitiva, no dejan de ser fórmulas que favorecen que el empleado sea más creativo.

Profesora Maria Escat

 

4) ¿Cree que la creatividad y la innovación tienen suficiente peso en los planes formativos actuales para emprendedores y directivos? 

Honestamente creo que no. Creo que aún estamos “en pañales”. Pero de cara al emprendedor, la creatividad sí es una habilidad que va unida a su condición de emprendedor, forzosamente y animado por la crisis en la que está envuelto nuestro país en este momento.

Por su parte, de cara a los directivos, aún no hay una conciencia suficientemente clara de la creatividad y la innovación, es decir, desde mi punto de vista, el directivo ve en la innovación una forma de aumentar la productividad, pero no como una forma necesaria en las organizaciones.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn

Fomentar la capacidad de crear e innovar: el nuevo reto de las empresas

Fomentar la capacidad de crear e innovar: el nuevo reto de las empresas

La creatividad como herramienta necesaria para la gestión empresarial  fue el tema tratado en el encuentro organizado por la CCIS, que tuvo lugat el 28 de noviembre en la sede de la Representación de la Comisión Europea en Madrid

 

¿Es posible entrenar la creatividad? ¿Existen herramientas “creativas” para mejorar el entorno laboral?  ¿Cómo crear las condiciones idóneas para desarrollar ideas e innovar?

Estas y más preguntas tuvieron su respuesta en ocasión del encuentro “Creatividad y empresas: un binomio ganador”, que la Cámara de Comercio e Industria Italiana para España organizó el 28 de noviembre en la sede de la Representación de la Comisión Europea de Madrid.

El encuentro forma parte de las actividades previstas en el ámbito del proyecto europeo C.H.I.M.E.R.A. (Creative Holism to Improve Management and Enterprenurial Role models and Approaches), llevado a cabo por un partenariado de empresas y asociaciones con sede en 5 países, España, Italia, Grecia, Polonia y Rumanía, con el objetivo de introducir competencias creativas en los planes de formación empresarial, y favorecer así el desarrollo y la innovación.

La apertura del encuentro fue a cargo del periodista y escritor Alberto Granados, que introdujo los cincos ponentes que trataron el tema central desde distintos puntos de vista.

 

En la primera parte del encuentro, Alessia Correa, experta en coaching e inteligencia emocional, introdujo el concepto de confianza creativa, destacando la necesidad de superar aquellos límites que suelen inhibir la motivación y la capacidad de ser creativos.

Seguidamente, Roberto Quatraccioni, director de la empresa italiana de comunicación y marketing Superficie 8, presentó las actividades desarrolladas en el ámbito del proyecto CHIMERA, entre ellas la definición de un índice para la medición de la creatividad en las empresas y la realización de cursos pilotos y talleres de creatividad para empresas, llevados a cabo en los 5 países implicados en el proyecto.

 

Precisamente el papel y las características de la oferta formativa para empresas y empresarios han sido el tema tratado por Javier Calderón, director de CEOE Formación, quien destacó la importancia de la innovación y la creatividad en la metodología formativa actual.

 

En la segunda parte se ilustraron algunos casos de éxitos en la introducción de técnicas y procesos creativos en la gestión empresarial. En particular, María Escat, profesora asociada en el dpto. de Organización de Empresas de la Universidad Autónoma de Madrid presentó las distintas etapas del proceso creativo y los correspondientes casos de éxito de empresas españolas.

 

Por su parte, Marcello Smarrelli, director artístico de la Fundación italiana Ermanno Casoli, que  desarrolla y promueve proyectos para llevar el arte contemporánea a la empresa, puso el acento sobre esta combinación creativa entre arte y empresa y su contribución concreta en la mejora del entorno laboral.

Además, los participantes tuvieron la oportunidad de asistir a una breve escenificación de situaciones laborales habituales, gracias a la actuación de Jordi David, director de ElAlmadén, Escuela de Teatro, quien ilustró las potencialidades del teatro de empresas como herramienta formativa para la mejora de las relaciones laborales.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn

“El uso de la Creatividad puede abrir muchas puertas a nuestro trabajo”

“El uso de la Creatividad puede abrir muchas puertas a nuestro trabajo”

En esta entrevista concedida a la CCIS, Jordi David, director de ELALMADÉN, Escuela de Teatro, habla de la relación entre artes escénicas, desarrollo profesional y creatividad

 

En vista del encuentro “Creatividad y empresas: un binomio ganador”, que tendrá lugar el próximo 28 de noviembre a las 9:30 en la sede de la representación  de la Comisión Europea en España, hemos  entrevistado a uno de los protagonistas de la jornada. Jordi David es Director de ELALMADÉN, Escuela de Teatro, con una larga experiencia en Teatro de Empresa. Esta herramienta permite confeccionar un formato para los cursos de desarrollo expresivo o crecimiento personal a la medida concreta de los objetivos y medios de cada empresa o departamento.

 

Con Jordi hemos querido profundizar las características y potencialidades de esta técnica formativa aún poco conocida en España.

 1.  ¿Por qué aplicar las artes escénicas en la formación y la comunicación de las empresas?

Porque el teatro para empresa, o dicho de otra manera, el uso de técnicas para aprender a interpretar, permite incidir sobre aspectos personales que no se tocan en la mayor parte de los cursos que la gente de empresa recibe. Esos aspectos personales al final tienen una influencia decisiva sobre el rendimiento, bienestar, y la progresión de las personas que constituyen las empresas y están pidiendo una mayor atención.

 

2. ¿Es posible fomentar el desarrollo de ideas creativas a partir de esta herramienta?

Quizá no es la utilidad número uno de la herramienta de empresa. Ahora bien, una vez se entra en el convencimiento de que el uso de la Creatividad puede abrir muchas puertas a nuestro trabajo, ahí la interpretación y estas técnicas ofrecen un vehículo ideal para optimizar y digamos escenificar la propuesta creativa.

 

3. ¿Que acogida tiene en España el Teatro de Empresa? 

Observamos que es un campo apenas explorado todavía. La predisposición es positiva, pero todo está por hacer. En ELALMADÉN Escuela de Teatro hemos podido cubrir objetivos que van desde la mejora expresiva para la función comercial a las pautas de relación para negociaciones complicadas. Al final hay muchos temas sobre los que se puede aportar.

 

4 ¿Que es lo que le llama más la atención sobre la actitud de directivos y empleados a la hora de enfrentarse a esta técnica?

La gran entrega que suelen demostrar, mayor si cabe cuando vienen individualmente, lo rápido que logran a menudo resultados inmediatos, y lo mucho que disfrutan de la actividad, como si ejerciera sobre ellos un efecto claramente refrescante y terapéutico.

 

5. ¿Nos puede adelantar algunos detalles sobre la actuación del próximo 28 de noviembre?

Acudimos una pequeña representación de ELALMADÉN para escenificar un ejemplo, elemental y humorístico, de lo mucho que un poco de teatro puede ayudar en el polémico terreno de las relaciones laborales.

 

Recordamos que para asistir al encuentro “Creatividad y empresas: un binomio ganador” es imprescindible enviar un correo electrónico a news@italcamara-es.com indicando nombre, apellidos y teléfono de la/s persona/s que desea/n participar.

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn

“La creatividad es un factor decisivo de competitividad para las empresas”

“La creatividad es un factor decisivo de competitividad para las empresas”

En una entrevista concedida a la CCIS, Alessia Correa, experta en inteligencia emocional, coaching y liderazgo, aborda una serie de cuestiones y plantea varias sugerencias en materia de creatividad en la gestión y desarrollo de empresas.

 

Coach Ejecutivo certificada por la International Coach Federation y experta en el método “Creative problem solving”, Alessia Correa lleva varios años diseñando y desarrollando proyectos en las áreas de Formación en Habilidades y Desarrollo Personal, Trabajo en Equipo y Coaching Creativo.
Originaria de Trieste (Italia) y residente en Madrid desde 2012, en esta entrevista nos habla de creatividad e innovación y de su importancia como factores de desarrollo y competitividad en las empresas.

 

1)    ¿Creativo se nace o se hace?

Yo creo que creativo se nace. De hecho, la creatividad no es, o no es sólo, golpe de genio, sino una característica propia del ser humano. Todos nacemos creativos, y de hecho sólo tenemos que retroceder en el tiempo y recordar cuando jugábamos con amigos invisibles y nos creíamos cualquier cosa por muy extravagante que fuera.

 

2)    ¿Si es cierto que todos nacemos con el mismo potencial a nivel creativo, porqué sólo algunos saben usar la creatividad para alcanzar sus objetivos o resolver problemas?

La respuesta es simple: porque la creatividad se puede estimular o marchitar. Todos desarrollamos a lo largo de los años inhibidores que nos inducen a “tener los pies en la tierra”: toda nuestra educación formal está basada en la deducción más que en la intuición, cosa que desde luego nos ha reportado enormes progresos. Pero, por otra parte, sólo una mente libre, por la cruzan continuamente ideas, imágenes, conceptos, muchos de ellos sin valor práctico, puede idear nuevas cosas. Somos el fruto de los ambientes más o menos estimulantes y fértiles que hayamos frecuentado desde pequeños. Si una sociedad no “produce” individuos creativos educándolos mediante un sistema escolar capaz de premiar también la creatividad, a lo largo del tiempo tendremos una idea diferente pero no nos atreveremos a exprimirla por miedo a la opinión de los demás, y así nuestra “confianza creativa” y la libertad de imaginar posibilidades diferentes de las habituales, habrán dejado lugar a una especie de miedo y a esa peligrosísima frase: “la creatividad no está hecha para mí”.

 

3)    Como podemos evitar de “apagar” nuestra creatividad?

La creatividad se puede entrenar y desarrollar intencionalmente.
Os lanzo este reto: Escribid en una hoja 10 soluciones a este problema: “como abrir una puerta”. No empleéis más de 2 minutos para encontrarlas. El ejercicio comienza cuando ya no encontréis soluciones simples o banales, desde ese momento estáis ejercitando la mente y empezáis a entrenar a la creatividad.

 

4)    Creatividad y  empresa:  ¿es un binomio siempre vencedor?

Primero intentemos definir el significado de creatividad: realizar conexiones y asociaciones insólitas y útiles, utilizando elementos pre-existentes de la realidad, pero combinados entre ellos de forma nueva y original.
Estoy convencida de que la creatividad es un factor decisivo de competitividad en el que debe invertir una empresa, es algo fundamental para la productividad de las empresas para estar al día en los progresos científicos y tecnológicos.
Desde el punto de vista de la competencia, las empresas sufren una fuerte presión porque tienen que gestionar la globalización de los mercados y las exigentes peticiones de los clientes. Para no pillar a las empresas por sorpresa, deben contar con una gran flexibilidad organizativa, además de saber adaptarse a los continuos cambios de los mercados. En otras palabras, además de preparar un ambiente favorable al cambio, es necesario que las organizaciones recurran a personal capaz de usar enormes dosis de creatividad en su trabajo.
En Google, se ha establecido un tiempo creativo igual al 20% del horario de trabajo. La mitad de los productos nuevos realizados cada año en Google surge en esas horas destructuradas. El proceso creativo «se convierte en una mentalidad» y las buenas ideas dentro de una empresa «no son patrimonio exclusivo de unos pocos elegidos, sino que pueden convertirse en algo que puede solicitarse a todos los que trabajan en la empresa.

 

5) la falta de tiempo y el exceso de trabajo suelen inhibir la capacidad de dar con nuevas ideas y soluciones. ¿Cuales son los ingredientes esenciales para favorecer un ambiente “creativo”?

Antes de nada es importante saber que ser creativos es cansado. De hecho, si no prestamos atención, la falta de tiempo y la rutina hacen que pongamos el piloto automático desde que suena el despertador hasta que nos vamos a dormir. Lo que, si bien es muy cómodo y a veces necesario, por otra parte es el fin de la creatividad.
Antes de hablar de ambiente “creativo”, hablaría de “espíritu creativo”. No hay que tener miedo a poner en duda lo que ya está consolidado; si a la curiosidad – observar siempre todo-; si a cambiar de punto de vista, a desoír al sentido común, a encontrar más de una respuesta por cada pregunta. En un sólo concepto: si al desarrollo del pensamiento divergente. Hay muchas técnicas que nos pueden ayudar en este sentido y hay que conocerlas para luego  practicarlas, practicar y seguir practicando.
Para estimular la creatividad en el trabajo debe haber, en primer lugar, un gran deseo de la empresa en valorar la creatividad de los empleados y sus ideas. ¿Cómo? Alentando la investigación y experimentación de las ideas; los lugares de trabajo deben ser de aprendizaje que ayuden a los procesos, pensamientos e instrumentos creativos. Hay que estar atentos al tipo de actitud al hacer las cosas de forma diferente. Expresiones como “no podemos hacerlo así porque …”, “cuesta demasiado”, “lo hemos hecho siempre así”, “no me dejarán hacerlo”, “es demasiado difícil”, son indicios de falta de creatividad y sobre todo, de falta de cultura de la creatividad.
Salid de los esquemas conformistas. Renovad, innovad e inventad. Sed creativos.

6)    ¿Se aprecian diferencias en las políticas de empresa adoptadas por Italia y España para incentivar o a desalentar la creatividad?

Para afrontar la diferencia entre el comportamiento español e italiano me parece interesante partir de una premisa: durante años el motor de la economía española ha sido el ladrillo. Las familias y las empresas invertían casi exclusivamente en el sector inmobiliario y en bolsa. Punto. Con las consecuencias que todos conocemos: burbuja inmobiliaria y crisis.
Por otra parte, es cierto que la crisis económica de estos últimos años ha hecho que los españoles cambiaran su forma de pensar y comprender que, muchas veces, la seguridad consiste en saberse diferenciar, aportando valores a la sociedad y creando algo nuevo. De hecho, lo que siempre digo es que lo más seguro en tiempos de crisis, cuando las cosas normales ya no funcionan, es el ser creativos y esforzarse para que los modelos cambien y puedan exportarse. Un ejemplo clave para entender cómo funciona la creatividad y se exporta desde España es la gastronomía.
El comportamiento de los inversores también ha cambiado: cada vez más gente se fija en el mundo del venture capital y de las start-up como posibles inversiones.
En fin, incluso a nivel práctico, el interés para las nuevas empresas es mayor: se ven las start-up como la única solución para crear algo nuevo, crear sobre todo puestos de trabajo. En este sentido, la creatividad se está convirtiendo en un elemento esencial para poder innovar en el mercado ideando nuevos productos y servicios.
Sin embargo, incluso durante la gran recesión, Italia ha seguido siendo el segundo país manufacturero de Europa, con una cantidad de sectores que la Península Ibérica ni siquiera imagina. El Made in Italy se ha asociado siempre a conceptos como la creatividad, imaginación y versatilidad. Es un prestigio ya consolidado. Se basa en la creatividad que aúna cualidad e inventiva.
Destacamos además algunos de los factores característicos de la situación italiana que nos permiten albergar esperanzas y que no siempre se ponen en evidencia en los informes económicos que se publican periódicamente. En primer lugar, el protagonismo de las PYMES en el proceso de innovación general: de hecho, al contrario que los otros estados miembros, los recursos invertidos en este sector proceden en la misma medida de grandes grupos (51%) y de las pequeñas y medianas empresas (49%). En términos económicos: de 15,9 millardos de euros totales gastados en la innovación, más de 7,8 proceden de las PYMES, mientras que por ejemplo en Alemania la relación es de 9,3 millardos sobre 70 totales. También por lo que se refiere al número de empresas que “innovan”, Italia es superior a la media europea con el 56,3% de las empresas frente al 52,9% de la UE.

 

7) ¿las políticas empresariales en los dos países favorecen o desalientan la creatividad?

Según mi experiencia, en lo referente a las políticas empresariales, tanto en España como en  Italia, las empresas están organizadas según una estructura jerárquica que propone esquemas, roles y procesos de desarrollo bien planificados que tienden a disminuir la creatividad y las propuestas por parte de las personas que forman la estructura. No digo que no se usen métodos y procesos creativos para obtener ideas e innovar en los negocios. De hecho, muchos productos y servicios que utilizamos a diario son el resultado de proyectos que siguen las metodologías de la creatividad.
Sin embargo, en mi opinión, lo que falta es una cultura en la que la creatividad forme parte del bagaje de competencias de todos los empleados, con procesos y métodos específicos donde todos se sientan libres de contribuir con sus propias ideas, con la seguridad de saber que se valorarán como capital fundamental de la empresa. En este sentido, pienso que todavía queda mucho por hacer para que las empresas, en Italia y España, tomen conciencia de que la creatividad es un método, un  proceso continuo que se puede aprender para poder innovar. Mejor dicho, se debe aprender. Es necesario centrarse en el capital humano, ofrecer a las personas que trabajan en las empresas herramientas y métodos que fomenten su creatividad y les proporcionen la libertad de presentar nuevas ideas, con el riesgo controlado de un posible error, que sin embargo se traduce en una nueva experiencia adquirida.
Creo que muchas empresas no son conscientes de su propia capacidad innovadora, ni poseen las herramientas y recursos adecuados para ponerla en práctica. Para integrar la innovación a los demás procesos empresariales es necesaria una “open innovation”, para facilitar un proceso de co-generación de ideas que permita dejar al descubierto este potencial reprimido.
Solo las organizaciones que sepan aprovechar la creatividad y la energía de sus colaboradores podrán ofrecer los productos y servicios demandados por los nuevos mercados.

 

8)  ¿La actual situación de crisis económica y la consiguiente búsqueda de “vías alternativas” pueden servir como estímulo para invertir en creatividad?

Albert Einstein decía: “No podemos resolver los problemas con el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando se crearon”.
¡Nos enfrentamos a importantes cambios que requieren un drástico giro de los paradigmas! Aunque en general pensamos que no es posible asociar la economía o el sistema social al concepto de creatividad, esta se convierte en un recurso indispensable para encontrar alternativas. El escenario que tenemos delante nos impone elegir entre dos posibilidades: intentar aplicar a toda costa soluciones ya conocidas, aunque sepamos que son ineficaces  porque no son adecuadas para resolver los nuevos problemas, o esforzarse para encontrar nuevas y válidas soluciones, es decir, comprobar las que pueden solucionar los problemas. Este segundo enfoque requiere una cierta dosis de valor para que prime la capacidad creativa.
Podemos ver un ejemplo en los jóvenes en busca de trabajo, un reto bastante complicado hoy en día. Ya sabemos que la crisis agudiza el ingenio y la creatividad. Y si la creatividad no suele garantizar una oferta de trabajo, sí que ayuda para atraer la atención de nuevos potenciales empleadores o clientes. Surgen así las ideas más creativas de los últimos años para realizar currícula verdaderamente únicos e impactantes.

 

 

Alessia Correa

Nacida en Trieste en 1976, reside a Madrid desde hace dos años.
Experta en inteligencia emocional, coaching y liderazgo, desde hace más de diez años desarrolla su carrera en el sector de los Recursos Humanos –  antes en la Generali Group Innovation Academy, la Corporate University de una empresa multinacional, y actualmente desarrollando sus propios proyectos –  centrando su trabajo como diseñadora de proyectos en las áreas de Formación en Habilidades y Desarrollo Personal, Trabajo en Equipo y Coaching Creativo.
También es Coach Ejecutivo, certificada por ICF (International Coach Federation).

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

L'uso di cookies

Questo sito utilizza cookies per voi di avere la migliore esperienza utente. Se si continua a navigare si sta dando il suo consenso all'accettazione dei cookie e l'accettazione della nostra politica dei cookie di cui sopra, fare clic sul link per maggiori informazioni.

X